domingo, 28 de febrero de 2016

Cuento inventado.

Este es mi cuento no encontraba pero he intentado recordarlo y me ha quedado así:
LOS TRES CAMELLOS DE LOS REYES MAGOS.
Una noche fría en el Desierto del Sahara, una camella dio a luz a tres pequeños camellos con muchas dificultades. Por desgracia la madre murió, los tres pequeños camellos se quedaron toda la noche junto al cadáver . Al día siguiente vieron que la madre no reaccionaba. Así que fueron, iban dando vueltas días y días, sin encontrar ni agua ni comida, el más pequeño ya no podía más y se derrumbó. A las pocas horas despertó y siguieron caminando cuando de pronto el mediano exclamó: -¡Mirad agua y comida! De repente todos miraron al horizonte y efectivamente había un oasis. Cuando llegaron empezaron a beber y a comer como locos, pero el más pequeño seguía sin recuperarse. Una pequeña ratita que también vivía en el oasis les dijo que había una planta envuelta en su capullo que podía curar a su hermano. Rápidamente los dos hermanos mayores empezaron a buscar esa planta por todos lados, mientras el enfermo se quedaba con la ratita Al cabo de dos días, los hermanos cansados de buscar esa planta, se iban a dar por vencidos, cuando de pronto el mayor dijo: -¡¿No es esa!? Los dos empezaron a correr y si era esa. Después de cuatro largos días los hermano volvieron y se la entregaron a su hermano. Cuando fue a morder la extraña planta, le dio un bocado a algo que estaba duro y de repente se callo una lámpara mágica, el hermano mediano empezó a flotarla. De lámpara salió un genio, que les concedía un deseo, los hermanos sin pensárselo dos veces exclamaron: -Tener una vida mejor. De pronto aparecieron los tres Reyes Magos, Melchor les preguntó que si querían ser sus tres camellos, los res dijeron que sí, el hermano pequeño se había recuperado y la ratita se había convertido en la consejera de los tres camellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario